Gastroenterologo - Hepatologo Dr. Iván Nieto Orellana
 

Cáncer Gástrico, epidemiología y prevención

A pesar del descenso continuo de las tasas de incidencia y mortalidad, por cáncer gástrico, este continua siendo la segunda causa de muerte en el mundo.  En el año 2000 el numero de casos nuevos fue mayor de un millón, dos tercios de los cuales aparecieron en los países en desarrollo; ese numero aumenta cada año debido al envejecimiento de la población.  Las tasas más altas se presentan en Japón, China, Corea, países del Este de Europa, países tropicales de America del Sur y Costa Rica.  Las tasas más bajas ocurren en la población blanca de los Estados Unidos, Australia y África.

Factores de riesgo y protección

La infección con Helicobacter pylori, especialmente desde edades tempranas, la historia familiar de cáncer gástrico, el bajo nivel socioeconómico, la producción endógena de nitrosaminas, la alta ingesta de compuestos nitrosados e irritantes y el bajo consumo de frutas y verduras, han sido asociados con mayor riesgo de padecer cáncer gástrico de tipo intestinal.  Las variaciones geográficas en las tasas de incidencia de este tumor, las tendencias temporales decrecientes y las variaciones del riesgo en las poblaciones que emigran, sugieren que existen factores ambientales que cumplen un papel importante en la carcinogénesis gástrica.

Heliocobacter pylori y cáncer gástrico

Se reconoce  que la infección con Helicobacter pylori es la principal causa de gastritis crónica, ulceras pépticas y el principal factor de riesgo para el desarrollo de cáncer gástrico.  La infección se adquiere, en la mayoría de los casos, en la infancia, y es capaz de permanecer en el hospedero toda la vida.  Sin embargo, solo un grupo muy pequeño desarrolla cáncer gástrico o ulceras pépticas, mientras que un gran numero de infectados (más del 70%) son asintomáticos.

Los aspectos más relevantes de la infección son: la inflamación crónica, la proliferación celular excesiva y la disminución de la secreción ácida, lo cual puede modular el proceso de carcinogénesis.  Surge la pregunta sobre cuales son las circunstancias o mecanismos que predisponen al hospedero infectado para que desarrolle las patologías gástricas más o menos severas.

Algunos estudios sugieren la existencia de cepas de H. pylori más virulentas, de acuerdo con algunos fenotipos de la misma.  Las cepas productoras de la toxina VacAy las que poseen el gen  cagA, han sido asociadas con mayor riesgo de metaplasma intestinal y cáncer gástrico.  Sin embargo, algunas investigaciones encontraron que la fuerza de la asociación varia entre diferentes poblaciones, o no se encuentra asociación, ni se han podido identificar en la bacteria, los genes o polimorfismos de mayor riesgo para ulceras o cáncer.  Actualmente, varis factores de virulencia de la bacteria, están siendo ampliamente investigados. 

Historia familiar

El riesgo de padecer cáncer gástrico es mayor en personas con una historia familiar positiva de cáncer gástrico.  Esta disposición puede ser el resultado de factores genéticos ambientales.  También se ha demostrado que la prevalencia de metaplasma intestinal y de gastritis atrófica e hipoclorhidria es significativamente mayor en familiares de pacientes con cáncer gástrico, infectados por H. pylori, que en controles también infectados. Brenner et al. (2000) encontraron que la infección por la cepa cagA positiva y una historia familiar de cáncer gástrico, era factores independientes, y los sujetos que reunían esas dos condiciones tenían 16 veces más riesgo de padecer este tumor.

Como se discutió antes, la herencia de polimorfismos que disminuyen la secreción  ácida del estómago (p.e.IL-
IB), en presencia de H. pylori, podría explicar, en parte, el mayor riesgo de padecer cáncer gástrico en las personas infectadas por esa bacteria y con una historia familiar positiva.  Estos serian marcadores útiles para identificar individuos con alto riesgo de cáncer gástrico y dirigir los esfuerzos para erradicar la bacteria, o darles seguimiento tendiente a detectar el cáncer en etapa temprana.

Dieta

La conclusión más consistente sobre el vínculo entre la dieta y el cáncer gástrico, ha sido que las dietas altas en vegetales frescos y frutas reducen el riesgo de cáncer gástrico.  Esa asociación  esta especialmente ligada con el consumo de frutas y verduras que contienen antioxidantes.  Asì, la menor ingesta de ese tipo de alimentos o los niveles séricos bajos de beta-carotenos, tocoferoles, y vitamina C, están correlacionados con la aparición del cáncer gástrico.  Sin embargo, las frutas contienen otras sustancias junto con las mencionadas, que pueden ser, por si mismas, relevantes en la prevención del cáncer.  Recientemente, varios estudios han encontrado que el consumo de vegetales del género Allium, especialmente el ajo, disminuyen el riesgo de cáncer gástrico.  Pero el consumo de alimentos salados, ahumados, picantes y aquellos que contienen nitrosaminas esta asociado a un mayor riesgo de padecer ese cáncer.  Algunos autores sostienen la hipótesis de que los compuestos N-nitrosis, especialmente las nitrosaminas formadas endógena, promueve la carcinogénesis gástrica, mientras que algunos antioxidantes, p.e. el ácido ascórbico, pueden bloquear la preparación de esos compuestos.

Nivel Socioeconómico

Se ha demostrado que la mortalidad por cáncer gástrico está estrechamente relacionada con las condiciones socioeconómicas en los primeros años de la vida.  Esta conclusión es consistente con la mayor prevalencia de infección con H. pylori, en la niñez de poblaciones pobres.

Prevención del cáncer gástrico

El cáncer gástrico tiene un mal pronóstico , en especial porque la mayoría de los casos se diagnostican en estadios avanzados, cuando la probabilidad de curarse es muy baja.

La prevención primaria de este cáncer debe tener en cuenta la promoción del consumo de frutas y verduras frescas, la reducción del consumo de alimentos picantes, salados e irritantes y, en determinados sujetos, la erradicación de H. pylori.

La administración suplementaria de micronutrientes (quimio-prevención), para prevenir el cáncer gástrico y otros canceres, ha sido contradictoria y muy cuestionada.  Algunas correlaciones encontradas con las suplementación de antioxidantes, han sido menores que con alimentos, aunque parece que la vitamina C y los beta-carotenos podrían tener algún impacto.

En las poblaciones y grupos de alto riesgo deben tomarse medidas audaces, de salud pública, por medio de una “intervención social”, promoviendo y facilitando la disponibilidad y consumo de frutas y verduras ricas en antioxidantes, desde la infancia.  Además, hay evidencia de que mejorando el almacenaje y el transporte de los alimentos, se mantendrán mejor su frescura y el contenido de antioxidantes contribuyendo al efecto protector.  En poblaciones tropicales con altas tasas de cáncer gástrico, sería fácil promover la producción y el consumo de frutas y verduras ricas en vitaminas antioxidantes (mangos, cítricos, papayas, pejibaye, ayotes, piñas, etc.), porque tal tipo de alimentos se produce con facilidad en esas áreas.  Estas intervenciones tendrían ventajas adicionales y podrían ser beneficiosas, no solo para la prevención de varios canceres, sino también para disminuir el riesgo en enfermedades cardiacas, diabetes y las relacionadas con el sobrepeso.

Detección temprana

Los programas de detección se basan en el supuesto de que el cáncer temprano (aquel que esta circunscrito a la mucosa y submucosa), si no se trata, puede progresar a cáncer avanzado, y luego a la muerte del paciente.

En Japón, donde el cáncer gástrico es un problema importante de salud pública, se han implantado programas masivos de detección temprana, por medio de fotofluorografía.  Los pacientes sospechosos de presentar una lesión cancerosa detectados por  Rayos X, se someten a una gastroscopía y biopsia.  Los casos con cáncer se someten a una cirugía.  Esos programas han tenido éxito reconocido ahí, pero, se ha cuestionado la baja especificidad del método y su costo-efectividad.  Es un proceso caro porque requiere de un grupo de médicos y técnicos especializados y de equipos de alta tecnología.  Además, ese sistema debe ser adaptado a las circunstancias socioeconómicas y culturales de los países o grupos donde se trata de instalar.  Es importante hacer énfasis en la necesidad de que los programas de detección sean económicos, simples y efectivos, especialmente para países pobres, son altas tasas de cáncer gástrico.  Algunos han cuestionado si todos los canceres tempranos finalizan en cáncer invasor, por lo cual es importante determinar el impacto de los programas de detección en las tasas de mortalidad por este tipo de cáncer.

 

 

CONSULTAS ONLINE

NOMBRE:
PAÍS:
CIUDAD:
TELÉFONO:
E-MAIL:
CONSULTA:  

 
 
 

INICIO     |     DR. IVÁN NIETO     |     SERVICIOS     |     ARTÍCULOS     |     CONTACTO

EQUIPOS     |     VIDEOS     |     SOCIEDADES Y REGISTRO MÉDICO

 
 

Dirección: Clínica Kennedy Av. San Jorge y calle Décima (Policentro),  Sección Alfa planta baja consultorio 3.

Teléfonos: (593-4) 239 2266 - 228 7426  Celular: 099103144

E-mail: info@drivannietoorellana.com

Guayaquil, Ecuador

 

 

› MARKETING Y DISEÑO por medicosecuador.com